¿Cómo analizar la competencia en tu estrategia de marketing?

Cómo analizar la competencia en tu estrategia de marketing

En JesusLopezSeo queremos enseñarte en esta oportunidad cómo analizar la competencia en tu estrategia de marketing. Estamos conscientes de que uno de los pilares fundamentales de cualquier estrategia de mercadeo es vigilar qué hacen nuestros competidores. Por ello, debes saber quiénes son, el nivel de competencia, cuáles son los indicadores a analizar y las herramientas para hacerlo serán claves para tu camino al éxito. Continúa leyendo para más información.

Para qué se utiliza la investigación de mercado

Los estudios de mercado son una herramienta de apoyo para dirigir el rumbo de una empresa hacia un área u otra. El objetivo principal de la investigación es aportar información útil para la toma de decisiones. Estas se pueden aplicar luego en diferentes ciclos de una empresa.

La investigación de mercado se emplea tanto en proyectos empresariales como en empresas que ya estén constituidas. Es una valiosa herramienta de gestión, si es bien aplicada y orientada bajo elementos técnicos necesarios, servirá de apoyo en la toma de decisiones a los directores de una empresa.

Como resultado de estos estudios, disminuirá la incertidumbre al momento de seleccionar los cursos de acción o estrategias para hacer frente a proyectos, programas o mercados específicos.

Esta es una de las grandes pasiones de las personas que trabajan en el mundo del marketing. Saber qué es lo que hacen bien o lo que hacen mal tus competidores es muy importante para orientar o rediseñar tus tácticas y estrategias.

Analizar a tu competencia a través de la investigación de mercado consiste básicamente en observar, vigilar sus movimientos y cada una de sus acciones. Esa tarea no queda allí. Al tener los resultados también debes desarrollar las conclusiones de lo observado, tomar decisiones en base a ellas y poner en marcha tus acciones.

El proceso de la investigación de mercado debe ser eficaz. Es necesario que sea constante. Muchos mercadólogos empiezan haciendo este trabajo de manera entusiasta y luego abandonan a la mitad del camino. Este error puede dirigirlos a resultados erróneos.

Por ello, en el proceso de cómo analizar la competencia en tu estrategia de marketing, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Decidir qué analizar de tu competidor.
  2. Seleccionar las herramientas más adecuadas para hacerlo.
  3. Llevar a cabo la observación.
  4. Definir quién es tu competencia.

Debes saber cuáles son esas empresas, en qué grado y a cuál nivel podrían afectar tu cuota de mercado, clientes y precio.

Tipos de competidores

Este tipo de estudio te ayudará también a definir ante qué tipo de competidor te encuentras. Estas son las categorías que podría arrojar.

  • Competencia en primer grado: todas las empresas que operan en tu mismo mercado, canales de distribución, con los mismos productos o servicios y que tienen el mismo público meta que tu propio negocio. Ejemplo: Coca Cola tiene como competencia directa a Pepsi.
  • Competencia de segundo grado: son las que operan en el mismo mercado, con los mismos canales de distribución, con el mismo público meta, pero con productos y servicios diferentes en algunas de sus características principales. Ejemplo: Ford (carros en masa) BMW (Carros de lujo).
  • Competencia en tercer grado: son aquellos productos o servicios que satisfacen las mismas necesidades que aquello que ofrece tu negocio, pero difieren en los atributos principales que poseen cada uno. Ejemplo: las comidas sacian tu hambre, pero Pizza Hut y Mc Donald’s no ofrecen el mismo producto.

Niveles de competencia

Esto dependerán del grado de las operaciones y alcance georgráfico que tenga la empresa. En el análisis debes incluir:

  • Internacional: esto dependerá si la empresa opera o no en este nivel, o si hay proyecciones de operar en él. Esto dará una amplia visión a las grandes empresas que las orientará en pautas e indicadores.
  • Nacional: son aquellas que operan en el mismo país donde se actúa tu empresa. Debes tomar en cuenta su volumen de venta, los precios y la inversión que haga en publicidad.
  • Regional: el alcance geográfico es más limitado, se refiere a una región específica. Se deben analizar y valorar las cifras y datos. Por ejemplo, es vital comparar si el aumento de tus ventas ha sido mayor o menor que el de tu competencia.
  • Local: es aún más focalizado que el anterior. Debes analizar qué tanta influencia estás teniendo en ventas y qué tanto está teniendo tu competencia. Quienes están llegando de mejor forma a los clientes y por qué.

¿Qué analizar de tu competencia?

Cuando ya conoces tu competencia y los niveles en los que opera es el momento de ir al siente paso: el análisis de los resultados. Selecciona como máximo a 10 de ellas, las que estimes más representativas en el sector. Realiza un estudio comparativo entre ellas y tu propia empresa, tomando en cuenta las variables más importantes. Entre los factores que se deben medir se encuentran:

Número de empresas competidoras: con este indicador podrás saber si operas en un mercado de alta concentración, media o baja.

Facturación anual de los principales competidores: con este dato se puede saber el volumen total que el mercado facturó en un año y establecer la cuota en la que participó cada competidor y tu propia empresa.

Cartera de productos y servicios: esto te dará una idea sobre qué ofrece el mercado y su nivel de penetración.

Servicios adicionales: cuáles son los otros servicios que ofrece la competencia. Con esto podrás conocer los elementos diferenciadores de gran interés.

Calidad de servicio: puedes comprobar cómo es el servicio que ofrecen a través de diversos métodos, como las búsquedas en Internet. Debes conocer si la empresa ofrece diversos canales para aclarar dudas y monitorear sus redes sociales. Estos elementos serán necesarios para comparar con tu propia encuesta de calidad y satisfacción de los clientes. Para mejorar la eficiencia de tus plataformas sociales, conoce cómo puedes aumentar el ROI a través de estas plataformas.

Encuesta sobre tu competencia directa: puedes crear un pequeño cuestionario en el que valores o evalúes las principales características de tu competencia: diseño, atención al cliente, precio, servicio posventa, etc. Todo eso será necesario compararlo con tus propias características.

Mistery shopper o focus groups: estos son métodos con el cual puedes probar productos de la competencia y compararlos al tuyo. El primero se trata de enviar un “cliente encubierto” al negocio de tu competidor y el segundo de reunir varias personas para evaluar los productos.

Precios, ofertas y promociones: analizar los precios de cada uno de los competidores, establecer cuál es el más caro, el medio y el volumen de promociones y ofertas que maneja.

Herramientas de análisis de competencia

Existen múltiples herramientas en la web con la que puedes hacer tus análisis de competencia, todas con funcionalidades distintas.

Todo radica en qué quieres medir, no será lo mismo medir una campaña de Google AdWords que un blog.

Para hacer el análisis online, puedes usar una herramienta como Kompyte que te ayuda a revelar los secretos de tu competencia en tiempo real. Esta es capaz de detectar cualquier cambio que haga tu competidor, medir el engagement en sus redes sociales, etc.

Otras herramientas que te podrán ser útiles son Matheo Patent y, si necesitas manejar indicadores financieros, e-Informa será tu principal aliada.

Ventajas de los estudios de la competencia

  1. Cuando se realizan estudios de la competencia, las empresas pueden convertir toda esa información en ventaja competitiva. Esto gracias a que se tiene un conocimiento más preciso que aquellos que no aplican este tipo de estudios.
  2. Minimizas el factor incertidumbre en el que no sabes cuáles son las características del mercado en el que estás.
  3. También disminuyes el margen de error en comparación a cuándo dependes solo de tu olfato o intuición.
  4. Cuando se tiene información relevante y actualizada sobre cómo está el mercado, se cuenta con un mayor enfoque y claridad en las estrategias que debe desarrollar la empresa.
  5. Optimizas mucho mejor los recursos cuando puedes dar directrices más acertadas en tus estrategias de mercadeo, campañas publicitarias o comunicaciones.
  6. Puedes diseñar mensajes más claros y directos cuando tienes conocimientos del cliente objetivo.
  7. Aportas información importante al recurso de planeación al interior de la empresa.
  8. Estos informes también sirven para detectar las necesidades, gustos y expectativas de los consumidores; bien sean finales o industriales.
  9. Según expertos en mercadeo, las investigaciones de mercado y de la competencia, deberían tener un presupuesto entre el 1 y 2 % de las ventas de la empresa.

El objetivo principal de estos es estudiar a profundidad el mercado, conocer los intereses del mercado, medir el posicionamiento de una marca, conocer el impacto que tienen las campañas publicitarias. Con la investigación podrás desarrollar conceptos de marcas o productos con los cuales los clientes se sientan un poco más identificados. En fin, sirven para direccionar la empresa hacia el éxito.

Tener un sitio web es de suma importancia para tener presencia en Internet y sacarle ventaja a tus competidores. Si necesitas contratar servicios de posicionamiento SEO, en Posicionamiento Web Salamanca. te podemos ayudar en esta tarea. Además, te ayudaremos a desarrollar las estrategias online que le convienen a tu negocio.

¿Qué te ha parecido este post sobre cómo analizar la competencia en tu estrategia de marketing? Te invitamos a dejar tus comentarios en la parte de abajo.

Autor de la publicación

Deja un comentario